Vacaciones camping en el Gard

En Le Grau du Roi, este pequeño puerto pesquero del Mediterráneo le acogerá a usted y a su tropa. Fiestas votivas, “courses camarguaises”, actividades náuticas… Sin olvidar la magnífica playa de L’Espiguette con sus dunas de arena blanca y sus aguas azules. ¡Imperdible!

Tan imperdible en la región como la Arena de Nimes, de visita obligada. Este anfiteatro romano que en otras épocas era el escenario de los famosos combates de gladiadores es el símbolo tiempos incontestable de la ciudad.

En el Gard, no se pierda los demás sitios míticos del sureste de Francia. El Puente del Gard con sus 3 niveles y sus 49 metros de alto captivará a toda la familia con un gran abanico de actividades para pequeños y mayores. La Bambusería, este famoso jardín botánico cerca de Anduze también hará las delicias de pequeños y mayores…

  • Montpellier

  • Camping Aigues-Mortes

    Aigues-Mortes

  • Camping La Grande-Motte

    La Grande Motte

  • Camping Port-Camargue

    Port-Camargue

  • Camping Le Grau du Roi

    Le Grau du Roi

  • Camping Carnon

    Carnon

  • Camping Saintes Maries de la Mer

    Saintes Maries de la Mer

  • Camping Palavas

    Palavas

  • Arena de Nimes

  • Parque Spirou

  • Camargue

    Camarga

  • Espiguette

    Espiguette playa

  • Pont du Gard

    Puente del Gard

  • Nîmes

    Nimes

¡La Camarga como no la ha visto nunca!

Vaqueros, toros, caballos blancos y flamencos son algunos de los símbolos que caracterizan la hermosa Camarga. Esta tierra de tradición y de historia hará las delicias de los amantes de la naturaleza.

El camping Les Petits Camarguais se encuentra cerca de las ciudades que no puede dejar de visitar durante sus vacaciones en Languedoc-Rosellón. Aigues-Mortes y su ciudad medieval, la Grande-Motte y su arquitectura atípica, Carnon y Palavas-les-Flots, Port-Camargue y su bonito puerto deportivo…

Sin olvidar Montpellier y Nimes, que le esperan para dar un paseo histórico y cultural en el corazón de ciudades con estilos arquitectónicos destacables. ¡Sin duda alguna, nuestro sur tiene muchos encantos por desvelar! Entonces, ¿a qué espera?